Precauciones y cuidados a tener en cuenta ante eventuales mordeduras de víboras

Llega esta época del año y el riesgo aumenta

La Dirección de Bromatología dependiente de la Secretaría de Salud municipal informa a la población algunas cuestiones y precauciones a tomar para evitar las mordeduras de serpientes, ya que en época del año aumenta el riesgo por la gran cantidad de culebras y víboras que aparecen por el calor.
Las serpientes, conocidas también como ofidios, pertenecen a la familia de los reptiles, que se caracterizan por la ausencia de extremidades y cuerpo muy alargado. Algunas de ellas son las culebras y víboras.
La diferencia entre culebras y víboras es que las primeras suelen ser inofensivas y su mordedura no es de importancia sanitaria. En cambio las víboras, son serpientes venenosas que poseen colmillos que actúan como agujas para morder a la víctima e inyectar el veneno, siendo de gran riesgo para el ser humano.
Las principales diferencias entre culebras y víboras:
En las culebras la cabeza es redondeada y el cuello poco marcado, mientras que en las víboras la cabeza es triangular y el cuello marcado.
Los ojos de las culebras son grandes y con pupilas redondeadas mientras que en las víboras, los ojos son más pequeños y con pupilas verticales.
Las culebras no poseen foseta loreal, mientras que las víboras si la poseen. La foseta loreal es un orificio que se encuentra entre el ojo y la fosa nasal.
Qué hacer frente al peligro de accidente ofídico:
Para evitar las mordeduras de víboras: conocer los tipos de serpientes de los alrededores; aprender a distinguir las víboras de las culebras; tener precaución al atravesar pajonales, montes, sendas poco transitadas, campos de cultivos, etc.; tener precaución al orinar y defecar en campos abiertos; usar botas de caña alta y revisarlas antes de colocárselas; llevar perros de compañía y/o un palo terminado en horqueta cuando se sale al campo; revisar periódicamente los alrededores de la vivienda, la leñera, los gallineros, etc., y desmalezar los alrededores para evitar población de ratones y lauchas, que son el alimento preferido de las víboras; no introducir las manos en huecos de árboles, nidos, leñeras, etc., y cuando sea necesario, introducir primero un palo o una rama; evitar tocar con las manos las serpientes aunque parezcan muertas; no tocar la boca.
¿Qué hacer ante la mordedura de una víbora?
Mantener al accidentado en reposo y tranquilo para retardar lo máximo posible la difusión del veneno por la vía sanguínea; suministrar líquidos a voluntad; no dar bebidas alcohólicas; aflojar los botones de la ropa, cinturones, fajas, relojes pulseras, pulseras, o cualquier elemento que provoque presión. Si se poseen elementos, lavar la zona de la mordedura y colocar algún antiséptico suave. Concurrir de inmediato al centro sanitario para recibir atención médica.
Qué no debe hacerse ante la mordedura de una víbora
No aplicar torniquetes o ligaduras; no afectar incisiones en la herida; no cauterizar ni quemar la zona afectada; no colocar soluciones caseras sobre la herida; no succionar el sitio de la mordedura; no suministrar bebidas alcohólicas ni estimulantes; no administrar medicamentos caseros.
Para hacer la identificación del ofidio mordedor en el hospital o institución especializada capturar la serpiente, si está viva, colocarla en un recipiente de metal con tapa a rosca o sujeta con alambre, nunca en bolsas ni frascos. Si está muerta, basta con llevar la cabeza y el cuello.
Para mayor información y consultas dirigirse a la Secretaria de Salud en Av. Rivadavia 463, Tel. 441570, o a la Dirección de Bromatología en Cisneros y Pueyrredón, Tel. 442236.