Santiago López, el hacker argentino de 19 años que se volvió millonario

El joven, quien asegura que aprendió viendo tutoriales por Internet, ya obtuvo 1 millón de dólares reportando errores informáticos.

Un joven argentino de 19 años llamado Santiago López se convirtió en el primer hacker de sombrero blanco en obtener 1 millón de dólares reportando errores informáticos.

Los hackers éticos o de sombrero blanco se encargan de encontrar vulnerabilidades en los sistemas informáticos y los informan a cambio de una recompensa. Este tipo de expertos en ciberseguridad reciben entre 50 y 200 mil USD por los errores que encuentran. Todo depende de la magnitud del bug. Cuanto mayor es el agujero en el sistema, mayor es la recompensa.

Esto se debe a que las empresas saben que esas fallas “en la matrix”pueden costarles mucho dinero y unos cuantos dolores de cabeza. Por eso, compañías como Apple, Google, Qualcomm y otros tantos gigantes tecnológicos cuentan con sistemas de recompensas para incentivar a que estos hackers los alerten sobre posibles errores en sus programas.

López cuenta que a los 16 años cobró su primera recompensa por encontrar un bug y que ya halló más de 1.600 de estos errores informáticos. Actualmente, dedica unas 7 horas diarias a rastrear agujeros en los programas.

Desde 2015, contribuye con HackerOne, una plataforma de ciberseguridad especializada, justamente, a encontrar y corregir vulnerabilidades antes de que puedan ser explotadas por los “otros”, es decir, los hackers de sombrero negro, tal como se denominan a los cibercriminales.

Santiago se comenzó a interesar en la informática cuando tenía 15 años y se dedicó a aprender por su cuenta. “Empecé a hacer aplicaciones, programar. Y un día vi la película Hackers y me gustó cómo trabajaban y ganaban dinero, así que busqué tutoriales por Google, YouTube y aprendí a hackear”, explicó en una entrevista que le hizo HackerOne.

De acuerdo a lo que explica el experto, la clave es ser autodidacta.Asegura que toda la información está en la web y es cuestión de buscarla y dedicarle tiempo a aprender. Por eso, sugiere a los que quieran dedicarse a este rubro, que busquen tutoriales en Internet.

Asimismo, el joven de 19 años confiesa que se dedica a hackear principalmente por el dinero que gana y porque le resulta divertido. “Me gusta el desafío”, sostiene. Con su trabajo, ya se compró dos autos “y muchas cosas más”, según indica en la entrevista.

A pesar de que hay mucha competencia, siempre hay lugar para encontrar nuevos bugs. Los expertos en ciberseguridad están entre los más demandados del mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Contraseña perdida?