26 de noviembre de 2020

#30 AÑOS

Más que una radio

Cuál es la principal diferencia entre las vacunas de Pfizer, Sputnik V y Moderna

5 minutos de lectura
“Necesitamos ver los datos revisados por pares, pero según los estándares, esto parece más una muy buena noticia”, advierte Daniel Altmann, inmunólogo del Imperial College de Londres (EFE)

Dicen que las buenas noticias llegan de a tres. Por tercera vez en una semana, un desarrollador de vacunas contra el coronavirus ha informado resultados preliminares que sugieren que su vacuna es altamente efectiva.

La empresa de biotecnología Moderna en Cambridge, Massachusetts, informó que su vacuna basada en ARN tenía más del 94% de efectividad en la prevención de COVID-19, según un análisis de 95 casos en su ensayo de eficacia de Fase III en curso.

Pero en una investigación publicada en la revista Nature, los científicos dicen que los resultados publicados en la prensa comparten algunos detalles más que los anuncios positivos de la semana pasada de Pfizer y BioNtech, que están trabajando juntos en una vacuna de ARN rival, y de los desarrolladores rusos detrás de la controvertida vacuna Sputnik V’. Moderna dio a conocer cifras que sugieren que es probable que su vacuna prevenga infecciones graves de COVID-19, algo que no quedó claro en los anuncios de los otros desarrolladores.

“Los resultados de este ensayo son realmente sorprendentes”, dice Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos en Bethesda, Maryland, co-desarrollador de la vacuna. Fauci sostiene que les dijo a los periodistas hace varios meses que estaría satisfecho con una vacuna que tuviera una efectividad del 70% o 75%, y que una que previniera el 95% de los casos sería “aspiracional”. “Bueno, nuestras aspiraciones se han cumplido y eso es una muy buena noticia”, agrega.

Instrucciones genéticas

Su vacuna consta de instrucciones de ARN para que las células produzcan una forma modificada de la proteína de pico de coronavirus, el objetivo clave del sistema inmunológico contra los coronavirus (REUTERS)Su vacuna consta de instrucciones de ARN para que las células produzcan una forma modificada de la proteína de pico de coronavirus, el objetivo clave del sistema inmunológico contra los coronavirus (REUTERS)

Moderna fue uno de los primeros desarrolladores en anunciar que estaba trabajando en una vacuna COVID-19 y trasladar las pruebas a ensayos clínicos en humanos. Su vacuna consta de instrucciones de ARN para que las células produzcan una forma modificada de la proteína de pico de coronavirus, el objetivo clave del sistema inmunológico contra los coronavirus. Comenzó un ensayo de Fase III que ha inscrito aproximadamente a 30.000 personas el 27 de julio.

Ese juicio continúa. Pero un análisis realizado el 15 de noviembre por un comité de seguridad de datos independiente encontró que 95 participantes en el ensayo habían desarrollado COVID-19. De estos, 90 estaban en el grupo que recibió una inyección de placebo y 5 recibieron la vacuna, lo que equivale a una eficacia del 94,5%. Pfizer y BioNtech informaron una eficacia superior al 90% sobre la base de 94 casos, mientras que la eficacia del 92% de Sputnik V se midió con solo 20 casos de COVID-19 registrados.

Pero la eficacia final de la vacuna Moderna podría disminuir una vez que se complete el ensayo, aunque probablemente no mucho, dice Stephen Evans, epidemiólogo estadístico de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Los datos provisionales sugieren que la eficacia podría ser tan baja como alrededor del 86%, debido a la incertidumbre estadística, dice. “Lo que me está diciendo es que tanto la vacuna Pfizer como la vacuna Moderna tienen una eficacia notablemente mayor de la que la mayoría de los científicos hubieran esperado”.

Moderna también presentó algunas pruebas de que su vacuna protege contra casos graves de COVID-19, algo que los comunicados de prensa de Pfizer/BioNtech y Sputnik no mencionaron. El análisis provisional de Moderna encontró un total de 11 casos graves en el grupo de placebo del ensayo y ninguno en el grupo de la vacuna, según el comunicado de prensa. Esa es una buena señal, dice Evans, pero no es sorprendente dada la alta efectividad de la vacuna. “Si una vacuna comienza a alcanzar ese tipo de eficacia, entonces no hay mucho espacio para casos graves allí”, explica.

En sus pautas para la aprobación de emergencia de las vacunas COVID-19, la Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU (FDA por sus siglas en inglés) ha dicho que los ensayos de eficacia deben incluir al menos 5 casos graves en el grupo de placebo para obtener la aprobación.

Preguntas abiertas

Una pregunta clave será cuántas de las cinco infecciones entre las personas vacunadas ocurrieron en personas mayores de 65 años, lo que podría indicar si la vacuna es menos efectiva en ese grupo, en comparación con otros (REUTERS)Una pregunta clave será cuántas de las cinco infecciones entre las personas vacunadas ocurrieron en personas mayores de 65 años, lo que podría indicar si la vacuna es menos efectiva en ese grupo, en comparación con otros (REUTERS)

Al igual que con las otras vacunas, persisten las incertidumbres. No está claro cuánto duran los efectos protectores de la vacuna; si puede impedir que las personas transmitan el virus; o si la vacuna funciona tan bien en grupos de mayor riesgo como los adultos mayores. La compañía informó que, de los 95 casos, 15 fueron en personas mayores de 65 años, pero no indicó en qué grupo del ensayo se encontraban estos participantes.

Una pregunta clave será cuántas de las cinco infecciones entre las personas vacunadas ocurrieron en personas mayores de 65 años, dice Evans, lo que podría indicar si la vacuna es menos efectiva en ese grupo, en comparación con otros. Él cree que eso es poco probable, según los datos que muestran que los participantes mayores generan una fuerte respuesta inmune a la vacuna. En el comunicado de prensa, Moderna dijo que “el análisis preliminar sugiere un perfil de seguridad y eficacia ampliamente consistente en todos los subgrupos evaluados”.

Los investigadores también se sintieron animados por el anuncio de Moderna de que su vacuna permanece estable en refrigeradores convencionales durante un mes y en un congelador normal durante seis meses; la vacuna de Pfizer debe almacenarse a –70 ° C antes de la entrega, lo que significa que podría ser difícil de distribuir en partes del mundo que no tengan dicha infraestructura.

Eso es “una gran ventaja”, asegura Altmann. “Siempre hemos dicho que necesitamos varias vacunas listas y que el diablo estará en los detalles”.

Fuente: «Infobae.com»

Deja un comentario

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.
instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share

Login